¿Dónde se acumula el estrés en tu cuerpo?

woman sitting beside table
Photo by Keenan Constance on Pexels.com

A la hora de enfrentar los problemas psicosomáticos podemos encontrar un gran océano que se interpone entre el concepto en sí y el reconocimiento del origen del problema. Lo cierto es que empezar por reconocer los puntos en los que se almacena el estrés en nuestro cuerpo es, probablemente, el mejor comienzo para resolverlo.

Muchas veces, nos encontramos con diagnósticos que nos dicen que nuestro problema es psicosomatico. En parte es un gran alivio saber que uno no padece algo “severo o grave”. Ese suele ser el primer pensamiento de alguien al que se le informa de su dolencia psicosomática.

La realidad es que ese diagnóstico no mejora las cosas en cuanto a síntomas se refiere. Muy al contrario, suele dejar a quien lo padece en un estado lamentable donde parece que su problema, su dolor o su molestia es imaginada, provocada o, peor aún, simulada. En este contexto, es común que la persona se sienta culpable por no saber dar solución a un problema que le han enseñado que es del mundo privado, de allí donde se supone que tiene todo el control.

De esta manera, podemos entender que afrontar un diagnóstico de trastorno psicosomático no es sencillo. De hecho, la ayuda de buen terapeuta se hace casi imprescindible para diseñar la intervención adecuada.

woman in blue shirt sightseeing
Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Qué es en realidad una enfermedad psicosomática?

Se conocen como las enfermedades invisibles. En realidad, parecen ser el proceso antagónico a la enfermedad física. Las enfermedades físicas suelen producir preocupación, depresión, tristeza, miedo o ira.

Invirtiendo el proceso, podríamos decir que emociones como la tristeza, el miedo o la ira pueden producir síntomas físicos bastante desagradables. Este sería una acercamiento a la enfermedad psicosomática.

En especial cuando estas emociones son reprimidas, las negamos e intentamos hacer un esfuerzo por ocultarlas o ignorarlas sin antes escuchar el mensaje que nos quieren trasmitir. Cuando estas emociones y sentimientos no se liberan, quedan haciendo eco en rincones poco iluminados de nuestro interior. Uno de los síntomas más comunes que producen es el estrés.

Claro que no todas las dolencias son psicosomáticas. Antes de recibir un diagnóstico de este tipo hay que descartar cualquier causa orgánica que pueda ser origen de un cuadro clínico similar. No hacer este paso con acierto puede equivocar el diagnóstico y, por lo tanto, también el pronóstico de la enfermedad.

Puntos donde se acumula el estrés

Durante años, el psicoterapeuta Sean Grover ha estudiado las reacciones corporales de las personas que sufrían estrés y ha encontrado patrones recurrentes entre la forma de almacenar el estrés en el cuerpo, el tipo de molestia y las emociones no liberadas.

A pesar de que varios estudios académicos avalan la dilatada experiencia del Dr. Grover en este sentido, no existe a día de hoy suficiente base empírica para considerar estas teorías como completamente válidas. El propio Sean Grover me confirmó personalmente este punto y su intención de abrir una puerta al diálogo con la publicación de sus conclusiones. Sean Grover es un referente absoluto en terapia grupal en Estados Unidos y coordinador de uno de los centro psiquiátricos más importantes de Nueva York.

Por otro lado, los trastornos psicosomáticos no están del todo definidos. En muchos casos, se dan superposiciones de síntomas y en otros casos los síntomas convergen. Cada persona es diferente, pero básicamente podemos empezar a diferenciar algunos síntomas psicosomáticos que pueden hablarnos sobre conflictos emocionales.

Estos son algunos de los puntos donde se almacena el estrés. La lista es solo a modo informativo, pero no deja de ser un buen comienzo para la exploración personal.

El miedo: estomago e intestino

close up photo of woman with her hands tied with rope
Photo by Engin Akyurt on Pexels.com

La emoción del miedo produce tensión en el estómago y en el intestino. Cuando el miedo se hace constante, las respuestas corporales a este conflicto se centran con frecuencia en esta zona del cuerpo.

Cuanto más se nieguen y se repriman los propios miedos, es probable que nos encontremos con más reacciones psicosomáticas de este tipo. Reconocer y aprender a expresar los miedos con palabras es la vía para tratar este tipo de conflictos.

Heridas emocionales: dolor en el pecho

Las heridas emocionales que no se han curado tienden con el tiempo a producir síntomas psicosomáticos en la zona del pecho. En personas que han sido abandonadas por sus parejas, sus progenitores o que han sido lastimadas emocionalmente suelen somatizar especialmente en esta zona.

woman sitting on wooden planks
Photo by Keenan Constance on Pexels.com

Ayudar a liberar esta parte del cuerpo donde se almacena el estrés pasa por permitir la descarga emocional. Es el comienzo para liberar el estrés de esta parte del cuerpo y afrontar los síntomas psicosomáticos derivados.

Pérdida de control: la cabeza es donde se almacena el estrés

La necesidad de control excesivo sobre nuestra vida diaria, nuestro futuro y nuestras relaciones pueden desencadenar agotamiento y fuertes dolores de cabeza como síntomas psicosomático. Aprender a dejar ir, a confiar en los demás y la práctica de la atención plena son parte de la propuesta de intervención terapéutica en estos casos.

Frustración e ira reprimida: zona baja de la espalda

woman in white and black checked shirt
Photo by Ash Cork on Pexels.com

La frustración es algo con lo que todas las personas lidiamos de mejor o peor manera. Una ira o frustración reprimida o negada puede acumular mucha tensión en la parte baja de la espalda. Esta es una zona donde se acumula el estrés muy fácilmente. Aunque como concepto resulta sencillo, la realidad es que la ira es una de las emociones más difíciles de trabajar.

Las intervenciones terapéuticas que se enfocan en transformar la frustración en una fuerza constructiva y creativa están resultando muy beneficiosas para abordar los síntomas psicosomaticos que se alojan en esta parte del cuerpo donde se almacena el estrés.

Exceso de responsabilidades: dolores de cuello y hombros

Este es uno de los conflictos psicosomáticos más frecuentes. El origen del dolor y tensión en el cuello y en los hombros puede estar en una carga demasiado pesada de responsabilidad. Un estado en el que a propia persona y sus recursos quedan comprometidos por la presión que se imprime o le imprime el entorno.

gray snake on person s neck
Photo by Lad Fury on Pexels.com

Aprender a delegar en otros, saber pedir ayuda y rechazar las peticiones de los demás que no se pueden asumir son buenas costumbres para no caer en este punto. En este sentido, las habilidades sociales juegan un papel muy importante.

Resentimiento acumulado: fatiga

amazing balance blur boulder
Photo by Nandhu Kumar on Pexels.com

El resentimiento acumulado es capaz de estresar todo el cuerpo. Produce agotamiento generalizado y fatiga. Vivir y revivir los eventos negativos, culpar a los demás por nuestros fracasos o tener tendencia al victimismo suele generar el cuadro que describimos.

Este tipo de actitudes tóxicas las conocemos como la calorías vacías de la autoexpresión. Cambiar, a mejor, la forma que tenemos de gestionar nuestro mundo emocional puede mejorar de manera muy notable la sensación de salud física.

Bibliografía:

Slavich G. M. (2016). Life Stress and Health: A Review of Conceptual Issues and Recent Findings. Teaching of psychology (Columbia, Mo.), 43(4), 346–355. doi:10.1177/0098628316662768

 

Lumley, M. A., Cohen, J. L., Borszcz, G. S., Cano, A., Radcliffe, A. M., Porter, L. S., … Keefe, F. J. (2011). Pain and emotion: a biopsychosocial review of recent research. Journal of clinical psychology, 67(9), 942–968. doi:10.1002/jclp.20816

 

REES L. (1959). The role of stress in the aetiology of psychosomatic disorders. Proceedings of the Royal Society of Medicine, 52(4), 274–278.

 

Grover, Sean (2018) Where Do You Store Stress in Your Body? Top 10 Secret Areas.Our language is filled with negative psychosomatic references to stress. Psychology Today

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s